lunes 8 DE agosto DE 2022

El cierre de importaciones agravó la corrida y marca los límites del modelo de Guzmán

La decisión de Martín Guzmán de plegarse al pedido de Cristina Kirchner e imponer un duro cepo a las importaciones, disparó una corrida importante que hizo superar al dólar blue los 230 pesos, disparó el riesgo país por encima de los 2400 puntos básicos y desplomó el valor de los bonos en dólares.

El mercado leyó de manera bastante transparente que la política económica de Guzmán está cada vez mas cerca de chocar contra sus limitantes intrínsecos, según confiaron a LPO diversos analistas, que observan con preocupación las crecientes dificultades del ministro para encontrar financiamiento.

En efecto, hace poco más de una semana, luego de la paliza que le dieron los inversores con una huída de los bonos atados al CER -la estrella de las colocaciones públicas- y una fuga a los diversos dólares financieros, el ministró cedió a la presión del Banco Central y habilitó una suba del 3% sobre la tasa de interés para tratar de convencer al mercado que vuelva a comprarle sus emisiones de deuda en pesos.

Pero todo indica que se quedó corto, como afirmó a LPO Agustín Berasategui de Alvaredo Consultores. «La suba resultó insuficiente para poner la tasa en territorio positivo en términos reales, tal como se comprometió el Gobierno en el acuerdo con el FMI. Si se la compara con la inflación prevista para los próximos tres meses anualizada, la tasa de Leliq real a 28 días quedaría abajo en 3,07%», explicó.

Sobre este escenario, Guzmán se reunió con los representantes de los bancos, a quienes les preguntó por su preferencia por las Leliq en lugar de apostar a los bonos del Tesoro. Los banqueros le explicaron: «Las razones son dos, en primer lugar el BCRA no reperfiló nunca, y en segundo término ofrece plazos mas cortos».

En la compresión de los plazos se hacen visibles los problemas de financiamiento -es decir de confianza- que tiene el Gobierno. «Antes te prestaban a 90 días, después a 60 y ahora a lo sumo se tiran a una quincena», afirmo a LPO una fuente del mercado. Los economistas consultados coincidieron en que la aceleración en el acortamiento de los plazos genera una mayor presión sobre la emisión»

Se observa un BCRA con muchos problemas para acumular reservas y con muchos pasivos en pesos en un contexto donde las expectativas están muy deterioradas por la falta de un programa económico que sea creíble para el mercado y aceptable para la política, que cumpla esas dos condiciones.

«El problema va a estallar en Septiembre, donde nos espera un vencimiento fenomenal de un trillón de pesos»,  alertó a LPO uno de los economistas más respetados del mercado, que agregó: «En ese mismo mes son las revisiones paritarias, lo que suma otro factor de presión».

Según esta fuente Septiembre es el mes en el que la economía argentina podría encaminarse a una recesión: «No vamos a poder poner ni un dólar en importaciones y los exportadores se van a guardar. Esto tiene como consecuencia un fuerte estancamiento», explicó.

Pero septiembre parece larguísimo plazo para un Gobierno que cuenta los días a la hora de buscar financiamiento. De hecho esta semana deberá buscar unos 250.000 millones de pesos .Ante la consulta sobre si los inversores iban a acompañar a Guzmán, el ex secretario de Finanzas, Daniel Marx, afirmó a LPO: «Las expectativas en el mercado son muy pesimistas».

Mientras que para Martín Vauthier, director de EcoGo, la disparada del dólar blue de este lunes tiene raíces profundas: «Se observa un BCRA con muchos problemas para acumular reservas y con muchos pasivos en pesos en un contexto donde las expectativas están muy deterioradas por la falta de un programa económico que sea creíble para el mercado y aceptable para la política, que cumpla esas dos condiciones».

 Vauthier reconoció que «la medida de mayor control sobre las importaciones puede dar aire en el corto plazo», pero advirtió que » ese tipo de decisiones no son gratis y como no se resuelve la cuestión de fondo, tienen costos en términos de actividad e inflación».

Federico Furiase, director en Anker Latinoamérica, también vincula la disparada del dólar con los problemas de financiamiento: «La emisión monetaria que tiene que llevar adelante el Central para comprar los bonos del Tesoro en el mercado secundario para calmar las aguas, en un contexto donde no hay expectativas de que se pueda bajar la inflación rápidamente porque no hay anclas, genera presión sobre el dólar».

La emisión que tiene que llevar adelante el Central para comprar los bonos del Tesoro en el mercado secundario para calmar las aguas, en un contexto donde no hay expectativas de que se pueda bajar la inflación, genera presión sobre el dólar.

La disparada del dólar de este lunes amplió la brecha con el dólar oficial que ya llega al 84%, justo cuando el FMI venía reclamando que se acelere el ritmo de devaluación para achicarla. En enero el FMI, avizorando este escenario como posible, pidió acelerar la devaluación para acortar la diferencia de precios con los mercados paralelos. En ese momento, Guzmán negoció no acelerar la devaluación bajo el argumento de que iba a fogonear la inflación, pero ofreció a cambio bajar aún mas la emisión. Las dificultades que enfrenta para financiarse lo alejan de esa promesa -necesitará emitir para financiarse- y la breca lejos de ceder creció.

La corrida que no cede lo ubica además en un lugar complejo, justo cuando Sergio Massa está tratando, con el aval de Cristina y los gobernadores, lograr que Alberto haga cambios en el equipo económico. Un economista cercano al kirchnerismo afirmó a LPO: «A esta altura Guzmán debería darse cuenta que con el discurso Zen no alcanza. Más que armonizada y tranquila, la macroeconomía es un desorden absoluto», afirmó.  

FUENTE:LPO

Más noticias

Radio Urbana Neuquén en vivo / 104.7

Share via
Copy link
Powered by Social Snap