jueves 1 DE diciembre DE 2022

En la semana del crimen del kiosquero hubo 13 asesinatos en La Matanza, la mayoría por violencia narco

El asesinato del kiosquero Roberto Sabo (48) volvió a poner el foco sobre el drama de la inseguridad y violencia que se vive hace años en el Conurbano bonaerense, especialmente en La Matanza. A Sabo lo mataron cuando atendía su negocio ubicado sobre la Avenida de Mayo, en Ramos Mejía, el domingo a las 14. El crimen conmocionó a los vecinos, que se manifestaron en dos oportunidades frente a la comisaría 2° para exigir justicia y mayor seguridad.

El caso no fue un episodio aislado. Incluido el del kiosquero, desde el lunes 1° de noviembre hasta el siguiente hubo en el distrito más poblado de la Provincia de Buenos Aires 13 homicidios, según pudo saber Clarín de fuentes judiciales. Las causas fueron hechos de inseguridad, ajustes de cuentas vinculados al narcotráfico, enfrentamientos con la Policía y violencia de género.

Uno de ellos ocurrió horas después del asesinato de Sabo, el domingo a las 21.30, en el mismo momento en el que los medios cubrían la protesta de vecinos frente a la comisaría 2° de Ramos Mejía, mataron a René Mendoza Parra (77) en González Catán. René, de nacionalidad boliviana, era un referente barrial que había participado de una reunión por la inseguridad y la venta de drogas en los barrios Fátima y San Cayetano. Dos personas tocaron a su puerta y le dispararon 14 veces. Tres tiros le acertaron.

«Lo fueron a buscar porque estaba siempre luchando para que los vecinos del barrio Fátima tengan todo el respaldo social. Mi papá me salvó la vida porque se puso delante mío para frenar los balazos», dijo René Mendoza, hijo del fallecido. La investigación por el crimen de René, como de los otros 12 hechos que ocurrieron en esa semana, quedó a cargo del fiscal Federico Medone, de la UFI Temática de Homicidios de La Matanza. De los 13, 9 fueron esclarecidos, según dijeron a Clarín fuentes judiciales.

El hecho de que La Matanza cuente con una fiscalía especializada en Homicidios no es un dato menor. Las sedes del Ministerio Público Fiscal en la Provincia se dividen en departamentos judiciales. Dentro de cada uno funcionan las UFIJ (Unidades Funcionales de Instrucción y Juicio), que están a cargo de la investigación de los hechos delictivos. Suelen dividirse en una cantidad mayor o menor dependiendo del tamaño de cada jurisdicción y su población. En algunos casos, donde el territorio a cubrir es muy grande, hay fiscalías descentralizadas de una localidad en especial, como por ejemplo las de Ezeiza dentro del departamento judicial de Lomas de Zamora. Además hay UFIs especializadas en violencia de género y del fuero juvenil que se encargan de las causas en las que los implicados son menores de 18 años.

En algunos casos puntuales el tipo de delito es una variable. Por ejemplo, en San Martín hay UFIs especializadas en narcotráfico y la piratería del asfalto. En La Matanza, además, está la de homicidios dolosos que cuenta con 8 fiscales dentro de su plantel y se reparten las guardias por turnos.

El día que mataron a Sabo el fiscal de turno era Medone. El del kiosquero fue el homicidio número 12 que le tocó dentro de su guardia. Después vino el de René Mendoza. Y ese domingo también tuvo a su cargo el femicidio brutal de Liliana Beatriz Lezcano (50) en San Justo, por el que fue detenido su pareja.

Los otros diez asesinatos estuvieron en su mayoría vinculados a la venta de drogas. Uno fue el viernes cuando un grupo de policías hacía un rastrillaje para buscar a un chico de 12 años que estaba desaparecido. Durante el operativo, en el barrio La Tirolesa, los agentes fueron atacados a tiros por cuatro personas y respondieron a los disparos. El tiroteo terminó con un hombre de nacionalidad paraguaya muerto, que estaba señalado como integrante de una banda de narcomenudeo.

En otro episodio en el barrio Fátima, Raul Oscar Vizconti (28), que tenía antecedentes penales por drogas, fue acribillado de 20 balazos. Previamente ya había recibido amenazas de muerte. El jueves, una mujer de 36 años fue asesinada y su pareja herida durante un ajuste de cuentas en González Catán.

Este miércoles, el ministro de Seguridad Sergio Berni tomó la primera medida después de las dos manifestaciones multitudinarias en Ramos Mejía para pedir justicia por Roberto y seguridad: intervino el Comando de Patrullas norte de La Matanza y la comisaría 2°, según confirmaron fuentes del Ministerio a Clarín.

La mirada del Gobierno bonaerense

En horas en que está en duda la continuidad de Berni después de las elecciones del domingo, en el Gobierno de Axel Kicillof reconocen que «todavía falta mucho» en materia de prevención del delito y apuntaron a la gestión de María Eugenia Vidal. «Agarramos una situación muy difícil, con el parque automotor destruido, una policía mal remunerada, sin equipamiento y con cantidad de efectivos insuficientes», señala un vocero provincial ante la consulta de Clarín.

Y brindan estadísticas generales de la Provincia que muestran una baja de los «delitos prevenibles» en varios rubros entre el 1° de enero y el 31 de octubre de 2021, en comparación con 2019. Por ejemplo, una disminución del 3,71% en los homicidios dolosos, 23,43% en los asaltos, 30% en los robos y 25,61% en hurtos.

No obstante, luego de que Kicillof dijera que las estadísticas en comparación con 2019 «son mejores», la ex gobernadora se defendió: «No me sorprende, porque es el mismo gobierno que intervino el INDEC cuando no le gustaban las cifras». Y dijo que «hay una muestra de enorme insensibilidad».

Del lado de la Provincia, destacan la creación del «Fondo para el Fortalecimiento de la Seguridad Bonaerense» por $ 8.193 millones. Y los $ 37.700 que aportó Nación para la compra de 2.200 patrulleros, construir 4.000 paradas seguras, obras en 96 comisarías y la creación de 5.280 nuevas plazas para detenidos en cárceles. Aunque esos anuncios son cuestionados en las marchas por la inseguridad por los vecinos  que todavía no ven los resultados.

En cuanto a los hechos de violencia e inseguridad que todos los días sufren los bonaerenses, sostienen que «la situación social se complicó producto de la pandemia y lamentablemente no hemos podido desarrollar todos los programas de acompañamiento en los sectores vulnerables que habíamos proyectado». No obstante, ven «muy difícil» que en algún lugar del Conurbano «aparezca un ‘Rosario’ porque está todo más diversificado».

Este miércoles, la municipalidad de La Matanza difundió un comunicado con el apoyo de las “Fuerzas Vivas” de ese distrito en el que manifiestan su «sincero acompañamiento al dolor” de la familia del kiosquero Roberto Sabo.

Y apuntaron a la gestión de Vidal por un «retroceso de cuatro años” en materia de seguridad.»Hasta 2015 teníamos 5.300 policías, 150 zonas de patrullaje y 1.000 gendarmes. Pero a fines del 2019 por decisiones del gobierno nacional y provincial anterior, nos encontramos con 3.300 policías, 36 zonas de patrullaje y ningún gendarme», dicen.

El martes, la ex gobernadora criticó a la gestión de Fernando Espinoza al decir que hay una «decisión política de no ocuparse de la seguridad» y que durante su gestión le dieron al municipio «un fondo específico para la seguridad de 16 millones de dólares y no hay centro de monitoreo y no hay cámaras en toda La Matanza».

FUENTE: Diario Clarin

Más noticias

Radio Urbana Neuquén en vivo / 104.7

Share via
Copy link
Powered by Social Snap