lunes 8 DE agosto DE 2022

La Casa Blanca rechaza presiones internas y de los republicanos para prohibir la importación de petróleo ruso

La Casa Blanca rechazó nuevamente un llamado para prohibir el petróleo ruso en Estados Unidos, luego de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, una de las aliadas más cercanas del presidente Joe Biden, apoyara la propuesta.

«Estoy totalmente a favor. Que lo prohíban. Prohíban todo el petróleo procedente de Rusia», afirmó este jueves Pelosi al ser cuestionada sobre el tema durante una rueda de prensa.

«No tenemos un interés estratégico en reducir el suministro global de energía, y eso elevaría los precios en las gasolineras para el pueblo estadounidense en todo el mundo, porque reduciría el suministro disponible», dijo por su parte la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Pelosi se suma a los republicanos y le pide a Biden que prohíba la importación de petróleo ruso«Ese es ciertamente un factor importante para el presidente Biden», dijo a medios en una sesión informativa. Psaki restó importancia a la dependencia de Estados Unidos de la energía rusa, diciendo que solo representa alrededor del 10 por ciento de las importaciones de petróleo a esa nación. 

El Gobierno demócrata ha dejado claro que prohibir la importación de energía desde Rusia podría llevar a un aumento de la inflación en el país, donde ya alcanza un nivel no visto desde hace décadas, y podría tener un impacto muy negativo en la economía de la Unión Europea (UE) debido a su dependencia de Rusia

También dijo que la administración Biden ha estado tomando medidas para tratar de «degradar el estatus de Rusia como proveedor de energía con el tiempo».

El petróleo ruso representó solo alrededor del 3 por ciento de todas las importaciones de crudo en Estados Unidos el año pasado.Rusia es el mayor exportador de petróleo del mundo, con unos 5 millones de barriles de crudo al día. Alrededor del 60 por ciento de las exportaciones son a Europa, con otro 20 por ciento a China. No tenemos un interés estratégico en reducir el suministro global de energía, y eso elevaría los precios en las gasolineras para el pueblo estadounidense en todo el mundo, porque reduciría el suministro disponible

El Gobierno demócrata ha dejado claro que prohibir la importación de energía desde Rusia podría llevar a un aumento de la inflación en el país, donde ya alcanza un nivel no visto desde hace décadas, y podría tener un impacto muy negativo en la economía de la Unión Europea (UE) debido a su dependencia de Rusia. 

No tenemos un interés estratégico en reducir el suministro global de energía, y eso elevaría los precios en las gasolineras para el pueblo estadounidense en todo el mundo, porque reduciría el suministro disponible

En concreto, la UE importa el 41% de su gas natural y el 27% de su petróleo de Rusia, según Eurostat. Mientras tanto, EE.UU. tiene capacidad para producir su propio gas y petróleo gracias a la fracturación hidráulica y otras formas de extracción, aunque sigue importando energía de otros países porque su consumo doméstico es mucho mayor que la producción interna.

Los comentarios llegan cuando los republicanos, junto con algunos demócratas, criticaron a la administración por adoptar sanciones económicas que eximieron a la industria más grande de Rusia.

Esa excepción, argumentan, está proporcionando a Moscú cientos de millones de dólares en ingresos en efectivo cada día de la Unión Europea, Estados Unidos y el Reino Unido, esencialmente, dicen, financiando la invasión de Putin.

«El cuarenta por ciento va a Europa, casi el 10 por ciento a los Estados Unidos de América, estamos importando energía rusa», dijo esta semana a los periodistas el representante Mike McCaul, republicano de alto rango en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes. «Esto tiene que parar. Estamos financiando la maquinaria de guerra de Putin».

FUENTE: LPO

Más noticias

Radio Urbana Neuquén en vivo / 104.7

Share via
Copy link
Powered by Social Snap